ir al contenido

Su objetivo: transformar los servicios financieros para pymes

Credijusto, Konfío y Clip alcanzaron en pocos años una escala muy relevante. Ahora quieren jugar un rol más completo para las pymes en México.

Gerardo ya es cliente de un banco. Tiene algunos créditos para su negocio, y él en lo personal usa el mismo banco para su tarjeta de crédito y para un crédito hipotecario. Tiene varios años trabajando con su banco, en donde también tiene las chequeras y una cuenta de inversiones.

Pero Gerardo también usa de vez en cuando su crédito de Konfío - mismo que tiene una tasa de interés muy superior que lo que le ofrece su banco ¿Por qué decide usar dinero de la fintech, sabiendo que es mucho más caro?

Ah, pues porque me resuelven en un día”, explica. “Todo lo hago desde el celular, y en 48 horas tengo el dinero en mi cuenta. Ya sé que es mucho más caro, pero a veces hay oportunidades que quiero aprovechar, y si tuviera que pedírselo a mi banco se tardarían al menos un mes, y mucha papelería, y vueltas. Al final, son negocios que comoquiera lo pagan”.


El sistema bancario en México sigue estando muy concentrado. Del total de la cartera de crédito que tienen los bancos - algo así como $5.3 billones de pesos - cerca del 83% es del famoso G71. De aquí, como un 12% son créditos a instancias gubernamentales, un 18% son créditos relacionados con vivienda, 17% es crédito de consumo y un poco menos de la mitad del total es considerado crédito comercial - lo que usan empresas y negocios. Pero luego, dentro de la cartera comercial, la mitad va a créditos de más de $250 millones de pesos - o sea, para empresas grandes.

Al final, a las pymes en México les termina llegando cerca del 25% de toda la cartera de crédito que tienen los bancos en el país (ya no solamente al G7, sino todos los bancos juntos).

Esta situación ha fomentado la proliferación de crédito para pequeñas empresas y negocios desde instituciones no bancarias - varias de las cuales se han convertido ya en enormes empresas, algunas especializadas en atender incluso ciertos nichos de clientes.

Cifras en porcentaje. Información del Banco Mundial.

Estas condiciones convierten también a México en un país sumamente atractivo para emprendedores que, invirtiendo fuertemente en tecnología, quieren transformar la forma en que las empresas y los negocios acceden a servicios financieros.

Las fintech dedicadas a productos y servicios para personas físicas - de retail - han acaparado la atención en los últimos años. Pero hoy hay también un buen número de startups diseñando soluciones para empresas - desde Tribal, Delt.ai y Oyster, que nacen ofreciendo tarjetas de crédito corporativas, hasta eFactor Network y Factoro, que desarrollaron plataformas de factoraje.

En el ecosistema mexicano, tres de las más grandes son Konfío, Credijusto y Clip.


Konfío

Esta publicación es solo para suscriptores de pago

Prueba 30 días

¿Ya tienes una cuenta? Log in

Más reciente