ir al contenido

Los festivales de música y Apodaca Group

De organizar bailes populares en Apodaca, a cientos de conciertos - y millones de asistentes - cada año

Según la leyenda, Óscar Flores, uno de ocho hermanos de una familia en Apodaca, vendía colchas casa por casa. Trabajaba también los fines de semana en un mercado rodante para poder pagarse los estudios; quería graduarse de la carrera de contabilidad.

En algún momento también consiguió trabajo como cajero en un banco. Todo iba bien hasta que un viernes, a la hora del corte, el banco se percató que había un faltante de $3 mil pesos.

¿Cómo podría Óscar repagar semejante cantidad? En aquel momento, una cifra así estaba completamente fuera de sus manos.

No está claro de dónde, pero se le ocurrió la idea de organizar un baile, como negocio. Su padrino le prestó algo de dinero, sus amigos le ayudaron, y logró contratar a Ramón Ayala. El año: 1974.

Él mismo se sorprendió del éxito de su evento. No solamente generó lo suficiente para pagar lo que debía al banco y a su padrino, sino también para reinvertir la utilidad en un segundo baile. Y de ahí un tercero, y luego un cuarto.

En poco tiempo, todo mundo en Apodaca conocía los eventos de Óscar Flores.


Los festivales

Woodstock, celebrado entre el 15 y el 18 de agosto de 1969, está lejos de haber sido el primer festival de música. Pero sin duda, su significativo impacto cultural marcó un parteaguas para la historia moderna. También puso en el mapa al festival como modelo de negocio: un evento de música en vivo, en el que participan decenas de artistas, con miles y miles de asistentes a lo largo de varios días.

En la actualidad, este tipo de festivales son un segmento que genera miles de millones de dólares en todo el mundo. Tan solo en EUA hay cientos de eventos, que van desde los más grandes y famosos, como Austin City Limits y Lollapalooza, hasta versiones más pequeñas, dirigidas a nichos o fanáticos de géneros específicos. De acuerdo con Billboard, en 2018 los festivales de música reunieron a más de 32 millones de asistentes. Coachella, uno de los más exitosos, pasó de generar $16 millones de dólares de ingresos en 2007, a casi $115 millones en 2017.

Para los artistas, los festivales son esenciales. Si los eventos en vivo se han convertido en su principal fuente de ingresos (en comparación con lo que reciben de parte de las plataformas de streaming), viajar para presentarse en un festival suele ser menos cansado que tener que ir a múltiples ciudades como parte de una gira de conciertos.


Pa’l Norte

Los bailes de Óscar Flores en Apodaca seguían creciendo en popularidad, pero esto comenzaba a ocasionarle fricción con las autoridades locales: terminó siendo orillado a buscar otras opciones. Empezó por salirse del municipio — ahora organizando también bailes en otros lugares de la zona Monterrey — y poco a poco fue aventurándose a otras ciudades. Con el paso de los años, terminaría organizando eventos en todo el país, e incluso en EUA.

Esta publicación es solo para suscriptores

Prueba 30 días

¿Ya tienes una cuenta? Log in

Más reciente