ir al contenido

La relación entre Coca Cola y sus embotelladoras

En este país, esto es un negocio gigantesco. ¿Hacia dónde va?

Asa Griggs Candler es un nombre mucho menos reconocido que el de Ray Kroc, Henry Ford o Sam Walton. Pero la marca que impulsó alrededor del mundo es igual o hasta más reconocida que cualquier otra, y la empresa que dejó, The Coca-Cola Company (TCCC), una de las que más valor ha generado para sus accionistas a lo largo de más de 100 años.

Detrás de la marca hay un modelo de negocio relativamente diferente. En otras industrias gigantes, como la de la cerveza o la de los autos, las marcas son responsables de producir sus propios productos — esto es, que dentro de la misma empresa está la propiedad de las marcas y de las fórmulas (o diseños, en el caso de los autos), y al mismo tiempo tienen también sus propias plantas, así como equipos especializados en la distribución de sus productos.

Como todo mundo sabe, Coca-Cola no funciona así. Por un lado existe una empresa que es dueña de la marca y de las fórmulas — The Coca-Cola Company — y del otro lado están las embotelladoras, que son quienes producen y venden las bebidas como tal.

México es el país con mayor consumo de refrescos per cápita, por lo que nuestro país es extraordinariamente importante para la marca. A nivel global hay 225 empresas embotelladoras de The Coca-Cola Company; del top 5, dos están México (Arca y Coca-Cola FEMSA). En 2021, entre las dos sumaron ventas de $376 mil millones de pesos.

Desde un punto de vista de negocio, ¿cómo funciona el acuerdo entre TCCC y sus embotelladoras? ¿Y cómo está evolucionando conforme van también cambiando las preferencias de los consumidores? En otros países, el consumo de refrescos va disminuyendo; ¿cómo afectaría esto al sistema Coca-Cola en México?


Según la leyenda, el 8 de mayo de 1886 el doctor John Pemberton vendió la primera Coca-Cola en la farmacia Jacobs’, en Atlanta. Dos años después, Asa Griggs Candler compró la receta por $238.98 dólares y, unos años más tarde, fundó The Coca-Cola Company. En 1899 comenzó a crecer internacionalmente, aliándose con otros empresarios para que embotellaran sus fórmulas.

Con este modelo de negocio llega Coca-Cola a México en 1926. Las primeras concesiones fueron para Herman H. Fleishman (Tampico) y Manuel L. Barragán (Monterrey), y un año más tarde se suman Emilio Arizpe Santos (Coahuila) y Roberto Ruiz Obregón (Querétaro). En 1929, Coca-Cola llega a la Ciudad de México a través de la embotelladora Mundet, y a Guadalajara con La Favorita.

Esta publicación es solo para suscriptores

Prueba 30 días

¿Ya tienes una cuenta? Log in

Más reciente